Modelo Racionalidad Limitada en la toma de decisiones

La racionalidad humana no es perfecta, es limitada, incluso, si tuviésemos toda la información posible en torno a un problema, nuestros fallos de razonamiento podría ser un impedimento a la hora de tomar una decisión.

En este artículo te hablaremos un poco sobre cómo afecta esta teoría a la hora de un proceso de toma de decisiones en la una empresa o en la vida diaria. Sigue este artículo y entérate de todos los detalles.

¿Qué es la racionalidad limitada?

La racionalidad limitada fue desarrollada y propuesta por el economista, politólogo y teórico Herbert Simon. La misma destaca por haber sido utilizada de manera relevante en el área económica y psicológica de diversas organizaciones. Actualmente sigue siendo aplicada, es decir, se mantiene vigente.

Ahora bien, la racionalidad limitada trabaja en base a un planteamiento especifico. Este, exhibe al ser humano como un individuo con limitaciones cognitivas. Es por esta razón que las decisiones que se toman pueden llegar a ser irracionales, al menos, una parte de ellas. Aunado a esto, también se encuentran las limitaciones que puedan presentarse en cuanto a la información manejada o el tiempo dispuesto.

Los factores antes expuestos son los que afianzan la propuesta de Herbert Simón. También son los que le dan fuerza a su afirmación de que el ser humana no toma decisiones 100% racionales. Sobre todo, Herbert expone que en situaciones o problemas complejos suelen ser más irracionales las decisiones debido a las limitaciones en cuanto al procesamiento de información.

Por su parte, este modelo afirma que las personas usamos sólo las reglas generales y sencillas para resolver problemas. Estas pueden llegar a ser útiles en algunas ocasiones, mientras que, en otras, solo se vuelven un obstáculo que limita el campo de visión.

¿Cómo afecta la racionalidad limitada en la toma de decisiones?

Este modelo está presente tanto día a día como en las grandes decisiones empresariales. Tendemos a simplificar los criterios en la selección de las alternativas, por ejemplo, al comprar una casa reduces la selección de las características. Esto se debe a que el ver una casa quita mucho tiempo y no es especialmente divertido.

Al momento de un proceso de toma de decisiones tu cerebro, ante la avalancha de opciones, busca atajos y se va por la alternativa más fácil. Por esta razón es que se hace especial hincapié en analizar y estudiar cada una de las opciones que se tengan al frente al momento de tomar una decisión.

El modelo manejado por la racionalidad limitada es ajustable y moldeable en la mayoría de situaciones, decisiones o acciones ejecutadas. Queda de parte del individuo aceptar y entender cómo el cerebro utiliza la información. De esta manera, se garantizará una mejor toma de decisiones en el futuro.

¿Por qué no siempre es racional nuestro comportamiento?

No es posible ser imparcial en todos los aspectos de la vida. Así no queramos, nuestro cerebro buscará atajos y hará más simples los problemas para que se vuelvan accesibles. Estos sesgos cognitivos suelen alterar nuestro juicio y capacidad de análisis. La forma en la que lidiamos con cada tipo de situación se dirige siempre a tratar de simplificar el proceso para hacerlo más rápido. Esta es la principal razón por la que no siempre acertamos con nuestras decisiones. En conclusión, es muy difícil que los seres humanos sean completamente parciales y racionales. En la mayoría de situaciones existirá la tendencia a no ver las cosas tal y como son, se presenta un sesgo cognitivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *