Modelo Racional para la Toma de decisiones

En el mundo empresarial, la toma de decisiones tiene una gran importancia, pues de esto dependerá el futuro de la organización en la que te encuentres. Para la toma de decisiones existen diferentes métodos, cada uno de ellos tiene su propia particularidad, orientada a ayudar a elegir la mejor alternativa para resolver cualquier disyuntiva. En este artículo te hablaremos específicamente del método racional propuesto por Herbert Simón para la toma de decisiones. 

¿Qué es el modelo racional para la toma de decisiones?

Este es uno de los modelos más conocidos en el mundo empresarial y consiste principalmente en el uso del pensamiento crítico para tomar las decisiones. Consiste principalmente en realizar un análisis o evaluación basado en aspectos lógicos y objetivos.

El modelo racional no toma en cuenta los sentimientos o emociones, por el contrario, se centra únicamente en las alternativas, las posibilidades y las consecuencias que cada una podría traer consigo.  

Asimismo, la dirección que sigue el modelo racional se encuentra enfocada en métodos alternativos. Busca definir guías que funcionen en un futuro en la evaluación de los beneficios que traen ciertas decisiones y el costo que acarrearían las mismas. También pretende concretar o disipar su aceptabilidad.

Con este modelo se disminuye en gran cantidad el riesgo e incertidumbre.

Pasos del modelo racional

Este modelo consiste en siete pasos fundamentales para llegar a la decisión más acertada, son los siguientes:

  1. Diagnosticar el problema: el primer paso es describir el problema, saber cómo afecta a la organización y qué variables incluye. De esta manera podrás ver y empezar a definir las posibles alternativas, es decir, realizar un planteamiento del problema.
  2. Establecer metas: en este paso se especifican los objetivos generales y específicos que se quiere alcanzar con esta posible solución que van a encontrar.
  3. Plantear soluciones alternativas: aquí podemos ver una cantidad de opciones y diferentes puntos de vista para un problema. Mientras más opciones tengas tus horizontes serán más amplios y puedes aumentar el éxito de tu decisión final.
  4. Comparación y evaluación de alternativas: este paso depende del anterior, pues deberás comparar y evaluar cada opción que hayas descrito. Esto, con el objetivo de determinar cuál es la mejor para solventar el problema que tienes enfrente. En este paso puedes buscar personal que sea experto en la materia.
  5. Seleccionar una alternativa: después de evaluar cada una de las alternativas anteriores, llegó el momento de seleccionar una. En este paso seleccionarás la alternativa que mejor tuvo resultados en la comparación y evaluación.
  6. Implementación de la decisión tomada: es el momento de poner en práctica tu decisión. Es hora de poner manos a la obra y concretar todo.
  7. Seguimiento y control: a veces las elecciones pueden parecer muy bien al principio, pero no siempre sale bien; por esta razón debes hacer un seguimiento cada cierto tiempo sobre la decisión que tomaste.

Con estos pasos se define el modelo racional de la toma de decisiones propuesto por Herbert Simon. En pocas palabras, esta metodología se define como rigurosa y te permitirá agotar las posibilidades hasta tomar la mejor decisión. El fuerte análisis comparativo otorgará decisiones mucho más objetivas, pero recuerda que siempre habrá un porcentaje de riesgo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *